Con 98 años, se muda a un geriátrico para cuidar a su hijo de 80

Nacionales 12 de diciembre de 2019 Por Clarin
“No importa la edad, nunca dejes de ser madre”, dice ella.
abuela

herfei nueva

Ada Keating, una mujer de 98 años, lo tiene claro: “No importa la edad, nunca dejas de ser madre”. Y este axioma lo demuestra con hechos. Y es que esta anciana de avanzada edad se mudó a una residencia de Liverpool para cuidar de su hijo Tom, de 80 años. Tom necesita unos cuidados especiales y mucha atención y ella ya no se los podía dar en casa, por ello ingresó en 2016 en un residencia.

Pero Ada sólo aguantó unos meses sin Tom en su casa. Madre e hijo son inseparables y les encanta pasar tiempo juntos. Ella es viuda y él nunca se casó y vivió siempre en el hogar familiar. Es tal el vínculo que les une que Ada no ha dudado en mudarse a la residencia de Moss View, en Liverpool, para estar al lado de su hijo, según informa el Liverpool Echo.

“Todos los días voy a la habitación de Tom a darle los buenos días y las buenas noches. Cuando salgo a la peluquería, él está pendiente de mi regreso y cuando vuelvo me recibe siempre con los brazos abiertos para darme un abrazo. No importa la edad, nunca dejas de ser mamá”, defiende Ada.

Tom está encantado de tener a Ada de vecina. “Estoy feliz de ver a mi madre todos los días ahora que ella vive aquí. Ella es muy buena cuidando de mí”. A pesar de la edad de Tom, Ada todavía le llama la atención cuando lo cree necesario.

Ada y Harry, su difunto esposo. tuvieron cuatro hijos: Tom, Barbara, Margi y Janet, que murió cuando tenía 13 años. Debi Higham, nieta de Ada, y otros miembros de la familia visitan a Tom y Ada a menudo y dicen que la familia está feliz de que ambos puedan volver a estar juntos.

“Es muy conmovedor ver la relación que tiene Tom y Ada, y estamos muy contentos de haber podido satisfacer sus necesidades”, explica Philip Daniels, uno de los cuidadores de la residencia.

Fuente: La Vanguardia

cabañas

la nueva carpinteria

Te puede interesar