Aumentó el pan, otra más del tarifazo

Locales 18 de mayo de 2016 Por
Panaderos bonaerenses advierten que uno de los alimentos por excelencia en la mesa de los argentinos sufrirá un incremento del 25%. Es por el fuerte ajuste en las boletas de gas, luz y agua. además de la harina y otros insumos. En la ciudad mañana se verán reflejados los nuevos precios que podrían llegar a 40 pesos el kilo.
Omar Publi
pan

herfei nueva

Ya lo había anticipado Diario Líder. Primero el impacto social llegó a través de dos imágenes que, en plena era digital, valen más que mil discursos. En la primera: una boleta de gas, con vencimiento en abril de este año y un saldo de $1.952,51;  en la segunda: el mismo servicio, a vencer el 23 de mayo del corriente, pero con un total de $20.270,74, es decir, con una suba del 1040%. La víctima: una panadería de la localidad bonaerense de Pehuajó.


Y así es que esta situación se ramifica entre los distintos comercios del país, donde los panaderos también comenzaron a sentir los fuertes incrementos en la luz, con facturas de las distintas empresas distribuidoras en apenas un mes. 


Producto de este cóctel inflacionario, ayer, el presidente de la Federación Industrial Panaderil de la Provincia de Buenos Aires (FIP), Emilio Majori, anticipó que, desde hoy,  el kilo de pan pasará de costar $32 a $40 en el sur de la provincia de Buenos Aires, mientras que la semana que viene llegará a ese valor en todo el territorio gobernado por María Eugenia Vidal.

“Nuestros problemas son los mismos que los del conjunto de la sociedad: el aumento en servicios significa una suba sustancial en la materia prima de nuestro sector”, aseguró Majori, quien, a su vez, aclaró que ese salto del 25% en el precio de uno de los alimentos más elegidos por los argentinos para su mesa será aplicado en forma “preliminar”, dado que aún no finalizó el análisis del impacto total del tarifazo energético. Por lo pronto, el traslado a las góndolas sería diverso en los distintos distritos de la provincia.

Por su parte, el presidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan, Luis Benito, dijo que “en épocas como estas, se siente como una angustia en el pecho porque aumenta todo y uno quisiera no trasladar los costos a los precios, pero se hace imposible. ¿Cómo hacemos?”, se preguntó este panadero porteño, de larga trayectoria y tono campechano.

Para Benito, la encrucijada es difícil de sortear: “Conformamos una industria familiar y nos cuesta mucho remarcar, porque tenemos un diálogo cotidiano con el cliente, nos ponemos de su lado. Así que es complicado: si no subimos el precio no tenemos ganancias, y si lo hacemos bajan las ventas, que ya han caído un 20%”, argumentó.

En Trenque Lauquen algunas panaderías sostienen los precios pero el aumento ya se habría hecho efectivo y el kilo de pan estaría entre los 32 y los 42 pesos. 

cabañas

Te puede interesar