OPINIÓN. Mucha agua corrió bajo el puente a 7 meses de cuarentena

Locales 19/10/2020 Por Diario Lider
Escribe: Lucas De Vito (director de Diario Líder) Especial para Diario Líder
trenquelauquen_desde_aire

herfei nueva

Mucha agua corrió debajo del puente en estos siete meses. Fue el 19 de marzo que el presidente Alberto Fernández decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio para comenzar a preparar los sistemas de salud en caso de lo peor. 

En Trenque Lauquen las medidas fueron inmediatas, el intendente tomó las riendas de las medidas y se comenzaron a restringir la circulación y las actividades. Hoy con una flexibilización casi a la altura de la normalidad cómo se encuentra nuestra ciudad, qué nos dejaron estos siete meses. 

La realidad es dispar, para algunos la pandemia no se sintió (o se sintió poco), para otros hace unos meses que la situación se normalizó, otros recién vuelven a arrancar mientras que unos pocos sectores siguen parados por los últimos brotes. 

El distrito ya cuenta con 16 fallecidos por Covid-19, una cifra que quizás nadie imaginaba. Son tres los brotes que se han generado, el primero importado con dos personas infectadas, el segundo el generado en la Unidad Penal de Las Tunas algo más grave por los números que se manejaron aunque finalmente el tercero se dio con la llegada de la circulación comunitaria del virus que dura hasta hoy. 

Por esta situación, si bien no hay mejoras sustanciales, se han flexibilizado controles en accesos y habilitado algunas actividades con la gastronómica y algunos deportes como el Fútbol 5 siempre con protocolos a cumplir. 

Por otro lado, desde el municipio se comenzó a trabajar en la fabricación del Ibuprofeno Sódico para nebulizar que según expertos y algunas publicaciones periodísticas continúa salvando vidas en diferentes lugares del país, aunque en Buenos Aires aún no ha sido oficializado como tratamiento alternativo y se espera esta confirmación para comenzar a recetarlo a pacientes graves.

Estas son algunas de las cosas que fueron pasando, obviamente detrás de los números, las estadísticas y los análisis está la gente. Que como es lógico viene soportando como puede el aislamiento, y claro, no sin los rebeldes de siempre que siguen sosteniendo que "no pasa nada". 

En todo, la cabeza juega un rol fundamental aún es complejo explicarle a un abuelo que no puede abrazar a sus nietos, a una mamá que no puede ver a su hijo o a un amigo que no se puede juntar con su par, al menos como lo hacían antes. Y estas situaciones se traducen en diferentes estados de ánimo o desánimo y hasta con situaciones cercanas a la depresión generadas por la propia pandemia y sus consecuencias. 

Seguramente con la llegada de la vacuna la situación mejore aunque esto llevará su tiempo y los ciudadanos, mientras tanto deberemos seguir cuidándonos para tratar de frenar los contagios y recuperar la vida como la llevábamos hasta este fatítico 2020. 

El distanciamiento social, el uso de barbijo, y la higiene personal se quedarán con nosotros un tiempo más dejándonos de enseñanza que debemos cuidarnos y cuidar a los demás. Otra enseñanza podría ser que las cosas que nos parecían importantes años atrás pasaron a ser cuestiones diminutas con la falta de cercanía, contacto y amor de hoy. 

la nueva carpinteria

Te puede interesar