Agrotóxicos: alargan la suspensión pero no derogan la norma de Vidal que permite fumigar junto a pueblos y escuelas

Locales 18/02/2021 Por Diario Lider
La norma en cuestión avala, también, el uso de estos venenos pegado a cursos de agua, sitios de bombeo, reservas naturales y áreas de esparcimiento.
fumi

herfei nueva

Suspendida, otra vez. Derogada, por ahora no. El Gobierno bonaerense, a través de la cartera de Desarrollo Agrario, estableció una prórroga al veto circunstancial que mantiene inhabilitada la resolución 246 -herencia de la gestión de María Eugenia Vidal al frente de la Provincia- que permite pulverizaciones con agrotóxicos junto a poblaciones y escuelas rurales.

La norma en cuestión avala, también, el uso de estos venenos pegado a cursos de agua, sitios de bombeo, reservas naturales y áreas de esparcimiento.

La 246 entró en vigencia el 1° de enero de 2019, pero tras el rechazo generalizado resultó suspendida por un año. Concluido ese lapso, la aplicación del marco volvió a quedar inhabilitada hasta la decisión actual, que ahora patea la definición para el mes de mayo.


“La decisión se debe a la necesidad de posibilitar la culminación de los procesos de trabajo en curso a cargo del Observatorio Técnico de Agroquímicos (OTA), creado el objetivo de reunir, desarrollar y aportar información científico técnica sobre el uso, la aplicación de agroquímicos y sus efectos que permita implementar políticas públicas específicas”, se informó desde Desarrollo Agrario.

“La intención de la cartera agraria es lograr compatibilizar el desarrollo productivo bonaerense con la protección de la salud de la población y el ambiente”, añadieron desde la dependencia oficial.

Según el detalle acercado desde la cartera que lidera Javier Rodríguez, “OTA cuenta con 544 documentos científicos-técnicos aportados por las distintas instituciones, utilizados para la elaboración de los documentos síntesis del Observatorio.”

“El próximo 23 de febrero se llevará a cabo una nueva mesa de trabajo, en la que se abordarán las investigaciones aportadas sobre las categorías ‘Agroquímicos y Salud Humana’, ‘Impacto Ambiental del Uso de Agroquímicos’ y ‘Aspectos Sociales del Uso y Aplicación de Agroquímicos’”, se anticipó.

Para luego concluir: “Una vez finalizada la etapa de trabajo con las instituciones académicas y de investigación, se procederá a la publicación de las conclusiones del Observatorio para ser sometidas al aporte del resto de los actores involucrados de la sociedad en su conjunto.”

 
Una norma a contramano de la salud

La resolución 246 estimula el uso irrestricto de glifosato, clorpirifos, atrazina, 2,4-D, dicamba, glufosinato de amonio, cletodim, picloram y otros venenos.

Fue promovida por Leonardo Sarquís, ex ministro de agroindustria bonaerense con pasado en el área de ventas de uno de los actores clave de la producción de plaguicidas y transgénicos a nivel planetario: la estadounidense Monsanto, hoy bajo control accionario de la alemana Bayer.

En concreto, el marco -que ahora se volverá a aplazar, por ende no entrará en vigencia- legaliza la aplicación de agrotóxicos sin especificar distancias mínimas de centros urbanos o escuelas rurales. Y tampoco fija límites de protección de ríos, arroyos, lagos y lagunas bonaerenses.

Para los establecimientos educativos ubicados fuera de los ejidos urbanos el único criterio pro alumnos que contempla es el veto a las fumigaciones en horario escolar.

Quienes utilizan plaguicidas, de acuerdo al marco, pueden aplicarlos junto a las escuelas hasta un minuto antes del inicio de clases. Y, por supuesto, 60 segundos después de vaciadas las aulas.

Semejante decisión va a contramano de toda la bibliografía científica independiente generada tanto en Argentina –sobre todo por la Universidad de La Plata, con el doctor Damián Marino a la cabeza– como en el resto del mundo.

Un amplio volumen de trabajos técnicos demuestra el alto grado de persistencia en el ambiente que ostentan estos compuestos así como su capacidad para desplazarse –la deriva, una de sus formas– por varios kilómetros vía aspectos atmosféricos y climáticos como el viento, la lluvia, humedad del suelo y la misma temperatura, por citar algunos factores.

Patricio Eleicegui en Economía Sustentable

la nueva carpinteria

Te puede interesar