El presidente de la rural Ignacio Kovasky refutó los dichos de una cantante sobre la lechería

Tierra Adentro 11/08/2021 Por Diario Lider
La cantante María Becerra había denunciado que las “lastiman” y “explotan” a las vacas lecheras; Ignacio Kovarsky, en el diario La Nación detalló qué se hace por su bienestar animal.

juntos noviembre 1

kova vacas

moita publi

“La vaca lechera no existe, la vaca no da leche porque sí, ¿sabían?”, así comienza uno de los videos en los que la cantante María Becerra le habló a sus 6 millones de seguidores en Instagram sobre la producción de leche y que causó enojo en el sector agropecuario. La joven se mostró en contra del manejo que reciben las vacas en el campo. Denunció que las “lastiman” y “explotan” y ordeñan día y noche “sin descanso”, al punto que la leche sale de los tambos “con pus y sangre”. En diálogo con este medio, Ignacio Kovarsky, un productor lechero y de carne de la zona de Trenque Lauquen, explicó que gran parte de los dichos de la joven “son mentiras” y que perjudican al sector porque “muchos jóvenes que no conocen pueden caer en preconceptos y mala información”.

En su mensaje, Becerra sostuvo: “A las vacas las embarazan, tienen sus crías, a las cuales las separan de la madre. A los terneritos, siendo bebés, los sacan a la mierda y los mandan a un matadero porque no les conviene que el ternerito tome la leche que le pertenece, porque tienen que comercializarla”,

Para desmentir los dichos de la joven, Kovarsky explicó que existen diferentes modelos. Hay algunos en los que se lo deja hasta una semana con la madre y otros que se los deja por el día. “Es mentira que se los tira o se los manda a un matadero. No existe en el mundo que se mande a un ternero a un matadero. Lo que se hace es, en lugar de separarlo a los seis meses como lo hace naturalmente la madre, intervenimos antes para criarlo artificialmente”, detalló.

Explicó que se le da tres veces al día leche a temperatura de 36 o 37 grados, tres veces a la misma hora todos los días. Se suplementa con alimento balanceado. “La atención que tiene es mucho mayor porque es el futuro del tambo”.

Además, indicó que la causa de la separación del ternero de la madre no es para evitar que tome la leche porque, mientras una vaca produce aproximadamente 20 litros por día, un ternero no toma más de seis o siete. “Todo el exceso de leche que queda en la vaca hay que extraerla porque si no se produce mastitis (inflamación), les duele, se les inflama y se les produce una infección”, explicó el veterinario.

La artista denunció que en los tambos hay explotación de vacas lecheras. “Las vacas lecheras son objeto de consumo desde que nacen. Las están ordeñando todo el tiempo, día y noche. Están paradas en un espacio en donde apenas entra su cuerpo y viven así, paradas por años mientras les sacan la leche con aparatos mecánicos. Y cuando se quedan sin leche, hay que embarazarla de nuevo”, indicó Becerra.

Por el contrario, Kovarsky remarcó la importancia que tiene para el sector el bienestar animal. “Hay manuales de cómo tener las instalaciones, la alimentación, el cuidado y las vacunas. De todo lo que necesitan los animales para que viva de la mejor manera posible y que se sientan bien porque, si están sanos, producen más”.

Además, la artista expresó que, como “les extraen la leche todo el tiempo”, las lastiman tanto que le “generan heridas que se infectan y ahí la leche empieza a salir con pus y sangre. De hecho, está permitido por ley en las fábricas cierto porcentaje de pus y de sangre. Después la pasteurizan, la blanquean, le hacen todas esas mierdas químicas”, aseguró la cantante.

Sin embargo, el veterinario detalló que si le sale sangre o pus por la leche quiere decir que la vaca está enferma. Que no es causa del ordeñe; esto puede ser porque se le infectó el pezón cuando se echan a dormir o puede haber tenido, por ejemplo en algún parto dificultoso, alguna bacteria que habitaba en el útero y se le puede haber pasado a la sangre y generalmente se va a la ubre. Son infecciones que se curan, precisó.

Kovarsky explicó que la vaca pasa unas dos veces por la sala de ordeñe. Siempre el tambero revisa los pezones extrayendo un poco de leche. Si sale alterada, con una consistencia o color que no es el ideal, se llama al veterinario, se hace un análisis y un tratamiento. Dijo que “hay un cuidado metódico” de cada animal respondiendo a exigencias de calidad.

La Nación

la nueva carpinteria

Te puede interesar