nuevos ayres publi

Adelanto del verano 2022: cuánto costará vacacionar en la Costa Atlántica

Nacionales 06/09/2021 Por Diario Lider
En Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar y el Municipio de la Costa ya se están reservando alojamientos. Inmobiliarias y hoteleros consideran que en enero va a haber un boom de visitantes.
costa4jpg

moita publi

chacinados publi

Que levante la mano el mortal argentino que no sueña con hacer una larga caminata por la rambla marplatense bajo el sol y despedirse largamente del aislamiento social frente al mar.

La ciudad nos regala esa tibia caricia de invierno mientras se prepara a full para retomar el ritmo y tener unas vacaciones de verano como las históricas. Eso sí, como todas sus vecinas, con todos los protocolos y cuidados que se exigen porque “esto no ha terminado”.

Lo que parece terminar es la soledad de las ciudades más turísticas del país, las de la Costa Atlántica, así, con mayúsculas.

 Unas semanas atrás, Villa Gesell rompió el hielo con la primera Fiesta Nacional presencial post pandemia del país, la 25ª edición de la ChocoFest. Caminar por el predio del bosque entre 50.000 personas fue toda una experiencia y los que mejor lo pasaron fueron los 190 expositores, que por primera vez en más de año y medio, vieron colmadas sus expectativas de ventas. El evento sirvió como muestra, sumado al exitoso fin de semana largo de agosto que vivió toda el área, donde ya se vislumbra una “excelente temporada de verano”.

En Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar y el Municipio de la Costa ya se están reservando alojamientos. Inmobiliarias y hoteleros consideran que en enero va a haber un boom de visitantes, porque el público no sólo consulta precios sino que ya está concretando en firme sus vacaciones.

 Con las fronteras aún cerradas, muchos de los que solían viajar al exterior eligen quedarse y quieren asegurarse su lugar. Esto coincide con el lanzamiento del programa PreViaje que acaba de lanzar en su segunda versión el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, el cual ofrece la recuperación de un 50% del gasto de viajes en los establecimientos asociados en todo el país.

Toda la costa, casi 225 kilómetros del Océano Atlántico, cumple con dos requisitos fundamentales: está cerca de los grandes emisores de turismo de verano, entre ellos CABA y el Gran Buenos Aires, y ya se ha comprobado que se cumple sin excepción con los protocolos de cuidado frente a la pandemia interminable del Covid. La necesidad de la gente de moverse y disfrutar de los tan ansiados días al aire libre ya fue una tendencia creciente en estos últimos fines de semana, cuando se ven más autos circulando en todas las rutas y se percibe un incremento en las ventas de los pasajes en bus y en tren.

 La Feliz
“Mar del Plata es varias ciudades en una sola. Somos grandes anfitriones y para nosotros no hay nada mejor que recibir visitas”, dice Bernardo Martín, Presidente del Ente Municipal de Turismo marplatense. “Nosotros ya no somos sólo un destino turístico. Tenemos un millón de habitantes y eso hace que la oferta sea la de una gran ciudad porque lo mismo que ofrecemos en variedad y precios lo consume nuestra gente”, sostiene.

Martín coincide con que hay una enorme expectativa por el contexto, “muchas variables indican que será una gran temporada, extendida, donde hay siempre tantos espectáculos como en CABA, actividades culturales, recursos naturales y recursos humanos de primera, a lo largo casi 50 km de costa”.

 Cuánto costará veranear en la costa
La sensación de todos es que va a ser un verano exitoso. Los empresarios teatrales sueñan con las salas completas según el aforo permitido al igual que los gastronómicos. Las inmobiliarias escuchan sonar teléfonos que estuvieron largos meses silenciosos y hoteles y apart hoteles reciben mails consultando sobre las tarifas a partir de diciembre. “En nuestra ciudad hay hostels desde $ 800 hasta hoteles de $ 10000 la noche y cada barrio y localidad ofrece alternativas”, explican.

Existen dos dudas: cuánto deberán pagar los visitantes por sobre los precios del año pasado y cuánto hay que ajustar las tarifas desde el otro lado del mostrador. La cifra ronda entre el 30 y el 40% de aumento sobre la de 2021 dependiendo del destino elegido. “Una media de la inflación”, dicen.

 Claro que cada plaza tiene su particularidad al respecto Si bien una casa con dos o tres cuartos lejos de la playa costará en Cariló en enero entre u$s 1500 y u$s 3500 sin piscina, ese es el mismo precio del año pasado. Romina Emiliozzi, Ceo de La Compañía de Cariló, explica que lo mismo sucede en varios destinos: “hay muy pocas casas porque sus dueños las retiraron del mercado para venir ellos. El precio en Cariló parece alto, pero comparando con un destino de similar categoría como es Punta del Este, donde un departamento para cuatro personas costará alrededor de u$s 20.000, el costo final de las vacaciones aquí es muchísimo menor porque hay variedad en cuanto a gastronomía y servicios” aclara. El empresario gastronómico Pablo Algieri cree que va a ser una temporada extensa y muy buena, “muchos se van a sorprender porque la vida cotidiana en Cariló es más accesible de lo que se imaginan y eso genera que los turistas elijan salir y disfrutar también de comer afuera con la calidad Premium de un destino internacional”. Alfredo Baldini, Presidente de la Cámara de Turismo de Pinamar, sostiene que “los empresarios de todo tipo de alojamiento formal encuentran en el PreViaje una herramienta fundamental, sobre todo los de mayor categoría, y tienen excelentes perspectivas para el verano. Hay un fenómeno atípico en relación a las propiedades más grandes: hay mucho pedido y poca oferta, pero el costo no va a superar la inflación” comparte con sus colegas.

 La más hippie chic
Jorge Cocco, Presidente de la Asociación de Hoteles, Confiterías, Restaurantes y Afines de Gesell, cree que este año se superará “la última temporada real de verano que fue en 2019, cuando llegaron casi un 1.700.000 turistas entre enero y febrero. Nosotros tenemos una oferta muy variada, hay propuestas para todos los gustos”. El Secretario de Turismo del Partido, Emiliano Felice, sostiene “que la gente va a venir a recuperar el tiempo perdido. Esto se percibe en los últimos feriados. Somos buenos anfitriones y con todos los cuidados exigidos hemos superado la Chocogesell. Eso fue prueba de que nuestra ciudad superó la turismofobia y está preparada para ofrecer lo mejor de siempre. Vamos a estar mejor que en el 2019, cuando recién volvíamos a retomar un ritmo que se había quebrado años anteriores. Ese fue el primer año de la recuperación del turismo nacional y este va a ser excelente. La tendencia es acompañar con los precios a la inflación pero hay que pensar que esta es una gran ciudad y ofrece variedad para todos los bolsillos”.

 Verano en ojotas
La costa sola, con sus 14 localidades ofrece 96 km de playas. Orgullosa de su tierra, Mónica Portela, Secretaria de Turismo, explica que los comercios en general han mostrado una gran recuperación en los últimos fines de semana. “Aún no se saben muy bien las tarifas pero entre los precios cuidados, el Ahora 12 y el PreViaje todos sabemos que será un verano fantástico. Hemos trabajado mucho en la capacitación de todo el sector en cuanto a protocolos y hemos avanzado mucho en el plan de vacunación así que la idea es llegar a diciembre con la mayoría de nuestra población vacunada. Claro que somos un destino de oferta múltiple y tenemos la ventaja de nuestra extensión, que facilita el ya incorporado distanciamiento social”.

 Ambito
 

la nueva carpinteria

lens

Te puede interesar