AMÉRICA. "Esto no me lo voy a olvidar nunca, me cagó la vida esta porquería", dijo la mujer asaltada y golpeada en su casa

Locales 22 de julio de 2016 Por Diario Lider
El hecho sucedió hace pocos días en el vecino distrito.
vecina

herfei nueva

Con esas palabras se refirió la vecina Ana Scorza a la pesadilla que le tocó vivir el pasado miércoles por la madrugada cuando un sujeto la golpeó para ingresar a su vivienda y le sustrajo más de $8000 en efectivo.

Todo sucedió en la vivienda 204 del Barrio Plan Familia Propietaria, sobre calle Bilbao, cuando la mujer se encontraba junto su hija de 4 años y a otro de 15 que estaban durmiendo, mientras que el mayor había salido. Scorza sintió que golpeaban la puerta y pensó que era su hijo que regresaba, en ese momento fue sorprendida por un delincuente que la golpeó y la metió al interior de la casa.

“ME MANOTEÓ DE LOS PELOS, ME TAPÓ LA BOCA Y ME DECÍA CÁLLATE, NO GRITES, DAME TODO”

La vecina, que hace algún tiempo se dedica a la venta de ropa por redes sociales, relató.

“Estaba durmiendo con mi hija de 4 años, me golpearon la puerta, entre dormida, no entendí que me decían, abrí la puerta y me pegó una piña. Forcejeamos en la puerta y me metió, me agarró de los pelos y me dio vuelta. Serían 2:05 de la madrugada” dijo Scorza, quien agregó que su marido se encontraba trabajando.

“Me manoteo de los pelos, me tapó la boca y me decía cállate no grites, dame todo. Yo le decía te confundiste, yo soy una crota, no vas a encontrar nada. Me llevó a la pieza de los chicos, mi hijo estaba durmiendo con los auriculares puestos, escuchando música. Él tenía algo en la mano y me pinchaba. Tenía guantes de látex, estaba encapuchado, habrá estado 10 minutos en casa” dijo la víctima de este violento episodio.

“Con una mano hacía su trabajo, sacaba los cajones, los agarraba sin hacer ruido. No me gritó en ningún momento, sacó toda la ropa, la ropa de la nena. Hasta que encontró una bolsa con la ropa que vendo, no lo podía abrir. En uno de los bolsillos encontró una cartuchera donde tenía la plata. Ahí me pegó en la espalda, en los brazos, me pedía más. Cuando se iba me dijo que me quedara quieta y que me acordara que si me movía a los pibes me los hacía boleta. Esto no me lo voy a olvidar nunca, me cagó la vida esta porquería” contó envuelta en llanto la mujer.

cabañas

la nueva carpinteria

Te puede interesar