Superliga: Preocupación en el interior

Nacionales 11 de mayo de 2016 Por
La situación no ha sido puesta a consideración para el interior, como siempre ocurre con las decisiones de AFA.
futbol

Los diferentes clubes del interior del país, nucleados en el Consejo Federal de fútbol, sumados a los chicos de las categorías superiores, están en “alerta” ante la inminente llegada de la Súper Liga, una entidad privada impulsada por los equipos grandes para manejar el desarrollo y los ingresos del fútbol de Primera División y la Primera B Nacional.

En medio de la crisis que vive la AFA dentro de su interminable proceso eleccionario, son muchos los “chicos” que se mostraron preocupados desde que hace un mes comenzó a trascender la posibilidad de la creación de la Súper Liga, impulsada por Boca Juniors, River Plate, Racing Club y San Lorenzo de Almagro.
Entre esas instituciones preocupadas por este nuevo sistema que ya parece tener el camino allanado, están las del interior del país, totalmente olvidadas a la hora de las decisiones en AFA, aunque sean pocos los dirigentes que se atrevan a despotricar en contra de los manejos de los de arriba, principalmente hasta que no se defina el sucesor de Luis Segura en el sillón mayor.
El temor de los que menos tienen, ante la llegada de esta Súper Liga, tiene que ver principalmente con el aspecto económico, porque a la histórica relegación a la hora de distribuir los ingresos del fútbol, se sumará el hecho de que ahora serán los grandes los que manejarán su propio dinero, buscando sumar más que el resto por su condición de elencos con mayor “rating”.

Modelo español.
En síntesis, la Súper Liga sería una especie de sociedad privada, con personería jurídica y manejada por los clubes grandes, con la capacidad de negociar todo tipo de derechos y la misión de organizar los torneos de Primera División (debería haber descensos masivos porque prevé un máximo de 18 ó 20 equipos) y la B Nacional.
La AFA, en tanto, seguirá manejando los torneos de ascenso (en el interior a través del Consejo Federal), además de todas las selecciones nacionales.
Este sistema se basará en la Liga de Fútbol Profesional de España (LFP), cuyo presidente, Javier Tebas, llegará el lunes próximo a Buenos Aires y expondrá ante los clubes de Primera División que impulsan el proyecto, para aclarar las dudas que todavía andan dando vueltas.
Pero más allá de lo deportivo, lo que preocupa a los “chicos” es la parte económica, porque los derechos de televisación comenzarán a ser negociados por los propios clubes de la máxima categoría, que se llevarían una porción aún mayor de la torta que hasta ahora (principalmente los grandes), dejando al ascenso y al interior desamparados.
Es que, tal cual ocurre en Europa, los más grandes y con mayor posibilidad de negociar crecen cada vez más, por lo que se estira la brecha con los de abajo, algo que se observa muy claramente en España con el Real Madrid y el Barcelona con respecto al resto.

El reparto.
En el proyecto argentino que el presidente de Boca, Daniel Angelici, le presentó recientemente al resto de los clubes, se establece que el 85% de los ingresos irá para la Súper Liga y el restante 15% para la segunda categoría.
De ese 85%, la mitad se distribuirá equitativamente entre todos los participantes de Primera División; la otra mitad irá dirigida en un 25% a los clubes con más “rating e historia” (claramente favorece a los más poderosos), un 20% para los mejor posicionados en el torneo anterior, y el restante 5% de acuerdo a la cantidad de socios de cada club (también a pedir de los grandes).
El interior, en tanto, deberá ir a pelear por sus propios ingresos a la AFA sin la presencia de los grandes, por lo que podrían caer hasta los derechos de lo que hoy es el Fútbol para Todos.

cambio de domicilio (1)

bottini2