Obispo Ariel Torrado: “No hay que identificar a la Iglesia con la actividad partidaria”

Locales 30 de octubre de 2018 Por
l Obispo se llegó a Trenque Lauquen porque aquí residen un grupo de “Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento” del que Spinelli fue el fundador y ahora, promovido por el Papa Francisco, fue canonizado.
mosconi

En Trenque Lauquen, donde participó de la celebración de una misa por la canonización del padre Francisco Spinelli; el Obispo de la Diócesis de Nueve de Julio, Ariel Torrado Mosconi, pidió a la cúpula eclesiástica ser cautelosos para no identificar a la entidad religiosa con los partidos políticos. Fueron esas las palabras que eligió para referirse a la controversia de los últimos días tras la celebración por paz, pan y trabajo en la Catedral de Luján con parte del sindicalismo y la oposición que dejó en un lugar de debate público a la Iglesia Católica.

El Obispo se llegó a Trenque Lauquen porque aquí residen un grupo de “Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento” del que Spinelli fue el fundador y ahora, promovido por el Papa Francisco, fue canonizado. Aquí Torrado encabezó la misa junto a gran parte de los sacerdotes de la región y al término compartió unas empanadas y tortas, momento en el que habló con este medio y abordo dos temas de actualidad: política e Iglesia y debate sobre el aborto.

“Tenemos que ser muy cautelosos los pastores de la iglesia para que en cada uno de nuestras palabras y nuestros gestos podamos mostrar con claridad que no hay una identificación de la tarea de la iglesia con ningún partido político ni ningún sector social”, dijo en el comienzo.

“Entre los miembros de la Iglesia hay personas que pertenecen a los más diversos sectores políticos y sociales, por lo tanto la Iglesia no debe identificarse ni con su palabra ni con sus gestos con realidades que hacen a cuestiones partidarias. Sí tenemos el deber de iluminar las realidades temporales pero nunca las identificaciones”.

Muchos obispos “nos hemos pronunciado sobre este tema porque hemos recogido la perplejidad, dolor e incertidumbre que muchos fieles laicos han manifestado y también sacerdotes que se han sentido molestos. Estoy seguro que quienes propiciaron de parte de la Iglesia esta eucaristía lo han hecho de manera bien intencionada pero hay que ser muy cuidadosos para que cada gesto no se identifique con una actividad partidaria”, sostuvo.

También el Obispo respondió sobre lo que dejó el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo, un tema que se debatió a lo largo de 2018.

“Me dejó un dolor grande porque se abrió una nueva grieta entre los argentinos, todos tenemos que pronunciarnos a favor de la vida que es un derecho humano fundamental. Como se decía en aquellos días queremos salvar las dos vidas, la vida de la madre nosotros hemos empezado a avanzar más aún en el cuidado de la situación de mujeres jóvenes en situación de vulnerabilidad y acompañar la voluntad de la vida que no sólo debe hacerse a través de las marchas sino también de contención y prevención con las madres de mayor vulnerabilidad social”.

En la Diócesis “creamos el Hogar del Abrazo Maternal que es acompañar en los barrios a las mujeres jóvenes embarazadas, con alimentación, cuidados médicos. Hay veces que hay hipocresía en la sociedad, hablamos de cuidar a la mujer pero son ellas las que más sufren la mala alimentación y la falta de asistencia médica”.

“Como sociedad hay que poner manos a la obra y que en lugar de andar tanto con pañuelos verdes o celestes o no sé de qué color, procuremos todos y pongamos manos a la obra para cuidar a los más necesitados”, concluyó.

re

Te puede interesar