Todo el agro analizó con el presidente la actualidad en Trenque Lauquen

Locales 04 de noviembre de 2018 Por
Macri presidió una Mesa de Competitividad con la agroindustria a pleno y revivió el ánimo de accionar en conjunto.
mesa campo

A medida que madura el balance de la reunión que el presidente Mauricio Macri encabezó, el miércoles, en Trenque Lauquen, ante un muy representativo arco de dirigentes agroindustriales, crece la sensación de que luego de algunos meses de desencuentros, la producción agropecuaria y sus cadenas de valor recuperan protagonismo en la agenda del Gobierno, “para avanzar juntos”.

“El Presidente y sus colaboradores mostraron receptividad a las preocupaciones de las cuatro cadenas de valor, así como interés en plantear propuestas viables para sus soluciones”, señalaron desde ACSoja, Argentrigo, Asagir y Maizar, las entidades que nuclean por cultivos a los productores de soja, maíz, sorgo, trigo y girasol, y fueron las protagonistas centrales de esta Mesa de Competitividad de Cultivos Extensivos, en la cual también participan las organizaciones gremiales y las técnicas.

Tal como se analiza en La Columna de la Semana "Antes de lo esperado...", el Presidente estuvo muy bien acompañado, el sector privado también estuvo debidamente representado y pese a ciertos momentos de tensión en el intercambio de criterios, al final todos valoraron que se dio “un paso adelante para reanimar el desarrollo de la agroindustria, como un motor fundamental de la economía del país.

Según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, las cadenas aportarán 30,4 miles de millones de dólares al producto bruto nacional en la campaña 18/19. Pero se cree que esos valores todavía pueden multiplicarse.

Luego de la intensa reunión de dos horas, Clarín Rural dialogó con los cuatro presidentes y el espíritu de trabajo conjunto es elocuente.

Luis Zubizarreta (Acsoja) puso el acento en que “se deben encontrar métodos inteligentes para no estancarnos como granero” porque “el mundo es cada vez más una cancha inclinada que exige defender el valor agregado y los empleos derivados”.

macri campo

Guillermo Pozzi Jauregui (Asagir) advirtió que “agregar valor es un preocupación importante que no se agota en la soja, por eso actuamos en conjunto para darle más potencia a las millones de toneladas granarias”.

David Hughes (Argentrigo) consideró en el mismo sentido que “la producción es una parte de la cadena, que debe enfocarse desde la demanda; una clientela amplia que a medida que se van abriendo mercado suma distintas exigencias”.

Alberto Morelli (Maizar) ratificó el mensaje de consenso de las 4 cadenas, que critica las retenciones pero confía en la sinceridad de Macri, y pidió seguir evaluando alternativas.

Los principales temas tratados -según el resumen que realizaron las cadenas en un comunicado conjunto- fueron los siguientes:

 Se planteó la necesidad de contar con una Ley de semillas moderna y adecuada, que permita acceder a nuevas y mejores tecnologías, mejorando la competitividad del sector. Se reconoció el acuerdo alcanzado, entre los distintos actores, que generó un documento con lineamientos básicos de consenso. Este debiera ser el sustento para el debate que se está llevando adelante en la Comisión de Agricultura de la HCDN.

Se solicitó una revisión de los derechos de exportación y reintegros a las especialidades como maíz pisingallo o girasol confitero, para que pasen de tributar $4 a $3 por dólar exportado y así puedan mantener su competitividad en los mercados.

La reunión que presidió Macri se realizó en Trenque Lauquen, en el oeste bonaerense.
Se planteo la preocupación por la falta de control y mal uso que los destinatarios hicieron del Fondo Sojero históricamente, y apoyo el anuncio sobre su quita.

Se destacaron los avances logrados en los molinos con la colocación de controladores electrónicos para la molienda, que generarán mayor transparencia de los mercados. También se mencionó la importancia de seguir trabajando sobre la informalidad tributaria y sanitaria.
 Cambios en el sistema regulatorio europeo tendrían un fuerte impacto sobre las economías de nuestra región.

La adopción de criterios de peligro en reemplazo de criterios de riesgo afectará sensiblemente el uso de fitosanitarios, por su potencial prohibición en la agricultura, cuando su destino sea la exportación a la UE. Se planteó la necesidad de articular acciones entre los sectores público y privado para consolidar la estrategia de defensa junto a los otros países afectados, bajo la coordinación de la Agregaduría Agrícola en Bruselas. En este sentido, se destacó el trabajo que se viene realizando en el plano internacional desde Maizall e ISGA.

Las instituciones técnicas, AAPRESID y el Movimiento CREA, resaltaron los problemas que ocasiona al productor agrícola la asimetría entre las regulaciones municipales, provinciales y nacionales, en referencia a las aplicaciones de fitosanitarios. En relación a esto, Aapresid presentó su programa “Municipio Verde” para garantizar la sustentabilidad en la producción agropecuaria.

Fortalecer las cadenas y avanzar con la industrialización de materias primas es clave para el desarrollo del país. Para que Argentina pueda despegar es necesario agregar valor a las exportaciones. El sector público como el privado deben trabajar en conjunto para generar estrategias y medidas concretas con el fin de hacer frente a las trabas que surgen desde la demanda ante productos con valor agregado como la harina y el aceite de soja. Esta situación debe ser atendida prioritariamente, caso contrario se enfrentará una primarización de las exportaciones con dos graves consecuencias, por un lado, la pérdida de miles de millones de divisas y por otro, la pérdida de cientos de millones de ingreso fiscal con una generación de trabajo decreciente.

Las aves plaga (paloma, cotorra y loro) se han transformado en un flagelo para la producción de girasol, sorgo y maíz. Las pérdidas alcanzan los USD 100 millones anuales; la solución vendrá de la mano de acciones conjuntas de las autoridades agropecuarias y ambientales, encontrando medios para controlar el crecimiento poblacional de la plaga y su impacto en la producción.

En cuanto al costo logístico, el ministro Dietrich comento el éxito de los avances en la disminución de los costos portuarios así como la decisión de invertir en la mejora de accesos a las terminales de embarque e infraestructura ferroviaria, esencial para poner en competencia las zonas más alejadas. Se mencionaron definiciones en el uso de camiones escalables y bitrenes así como en el sistema stop apuntando a disminuir la espera de camiones en puerto. Las cadenas apoyaron la idea de armar una mesa de logística agroindustrial.

re

Te puede interesar