Tras el caso de grooming, definen si el exárbitro Bustos vuelve a prisión

Nacionales 08 de junio de 2019 Por
Fue detenido el jueves en Rosario y este sábado le leen los cargos. La fiscal de la causa de Independiente ya pidió que le revoquen la excarcelación.
bustos

              herfei

Martín Bustos, el exárbitro que estuvo preso por el presunto abuso sexual de varios juveniles de Independiente, volvió a ser detenido el jueves por una denuncia de grooming en Rosario. Este sábado acudirá a una audiencia imputativa en la que le comunicarán los detalles de esta nueva causa. Según informaron fuentes judiciales,es muy probable que quede detenido. 

Cerca de las 8 de la mañana del sábado, el exárbitro fue trasladado desde la alcaidía donde está alojado hasta los tribunales de Santa Fe. A media mañana tendrá que escuchar los cargos que le imputa la fiscal de delitos sexuales de Rosario, Carla Cerliani, quien le informará su situación procesal. 

Bustos llegó a los tribunales bajo un fuerte operativo de seguridad, acompañado por un grupo táctico que lo trasladó hasta los calabozos donde aguarda la llegada de la fiscal.

La duda que se abre ahora es si, al término de esta audiencia, volverá a quedar detenido. Y, en el caso que eso ocurra, si será trasladado a Buenos Aires, donde le pesa la imputación por corrupción de menores en Independiente. 

Por lo pronto, la fiscal de Avellaneda, Soledad Garibaldi, pidió que se le revoque la excarcelación al imputado en esa causa, que en septiembre salió de prisión luego de que se modificara la carátula: originalmente era por abuso sexual gravemente ultrajante pero después cambió a corrupción de menores. No obstante, la fiscal aclaró que un eventual traslado a Buenos Aires será decisión de los jueces de ambas causas. 

El reciente arresto tuvo lugar el jueves por la noche, en Rosario, luego de que autoridades del club Newell's Old Boys, cuyos abogados se presentarían como querellantes, lo acusaran de hacerse pasar por masajista para contactar a jugadores de las divisiones inferiores.

"El pasado miércoles 5 de junio se detectó una amenaza de tipo grooming —o engaño pederasta— a través de redes sociales contra la integridad de algunos chicos de las divisiones inferiores de nuestra institución, la que fue desactivada en forma inmediata a través de la aplicación de los protocolos previstos para estos casos", informó la Comisión Directiva de Newell's en un comunicado.

En el proceso, que derivó en la desactivación del accionar del sospechoso a través de internet, "participaron personal de las divisiones inferiores, el área de legales del club, la Justicia y la policía de Santa Fe", agregaron.

Para detener al árbitro fue clave la participación del director de la pensión del club, el lugar en el que vive un grupo de jugadores de inferiores. El empleado de Newell's utilizó el teléfono de uno de los juveniles contactado por Bustos. Se hizo pasar por el muchacho para concretar un encuentro. 

"Se había contactado con el menor mediante una red social aduciendo ser masajista deportivo y ganándose la confianza del mismo intentaba tener un encuentro íntimo con el menor", detalló la Policía santafesina. 

La cita, en la que supuestamente Bustos iba a encontrarse con el jugador juvenil, se pactó en un domicilio particular de Santa Fe al 3200, en la zona oeste de Rosario. El árbitro llegó en un Chevrolet Cruze. Allí fue detenido por personal de la Policía de Investigaciones de Santa Fe. Le secuestraron el automóvil, un celular y una tablet.   

 El vicepresidente de Newell's, Cristian Damico, celebró que "el personal del club está muy encima de todos nuestros jugadores de inferiores y gracias a eso esto se pudo detectar en tiempo y forma para que no pasara a mayores".

El directivo ratificó que el contacto entre Bustos y los jugadores se estableció a través de las redes sociales y que allí el árbitro "los invitaba a hacer distintas cuestiones".

Damico evitó los detalles para, según dijo, no interferir en la investigación, pero anticipó que fue más de un chico el que recibió mensajes de parte de Bustos. Y reveló que el alerta de los juveniles al club permitió montar un operativo para detenerlo.   

"No puede ser que esta persona ande suelta y vuelva a incurrir en el mismo delito. No sabemos qué hacía en Rosario. Eso se investiga. También si tiene cómplices. Si hay alguien más en esta locura es importante que se lo pueda detener", indicó el directivo en declaraciones a Radio Dos.

Se espera que Bustos declare mañana ante la fiscal Carla Cerliani, de la Unidad Especial de Delitos Sexuales, la fiscal a cargo de la causa.

El exjuez asistente reconoció el año pasado haber tenido sexo con jugadores de las inferiores de Independiente, pero no con menores de edad. Además, aseguró no tener "nada que ver con una organización de trata", como sospechaba la Justicia.

Bustos pasó varios meses detenido, pero la Cámara de Apelaciones de la Provincia de Buenos Aires, en un fallo inesperado y muy criticado por la Fiscalía, ordenó revocar la prisión preventiva y el acusadoquedó libre en septiembre pasado.

El caso de los abusos en el club de Avellaneda estalló a mediados de marzo de 2018, cuando un adolescente contó a los responsables de la pensión que dos compañeros estaban viviendo situaciones de abuso. Entonces comenzó una extensa investigación que sumó imputados, más de 15 víctimas y toca a diversos clubes de fútbol de la Argentina.

cabañas

Boletín de noticias

kine

gladiolo

botini ok

rb