Desaprobaron la Rendición de Cuentas 2015 por amplica mayoría

Locales 21 de mayo de 2016 Por
Fue rechazada por 16 votos, contra uno a favor y una abstención.
nueva hcd

              herfei

Por abrumadora mayoría, 16 sobre 18 votos del cuerpo, el Honorable Concejo Deliberante desaprobó anoche, en su cuarta Sesión Ordinaria del año, la Rendición de Cuentas 2015, que abarca prácticamente en su totalidad la gestión del Departamento Ejecutivo que finalizó su mandato el 10 de diciembre pasado. A pesar de la holgada diferencia a favor del rechazo, el tema encendió un intenso debate en el recinto aun entre quienes coincidieron a la hora de pronunciarse con el voto.

Pero la Rendición de Cuentas no fue la única cuestión que propició acalorados intercambios: compartió protagonismo con dos Proyectos de Ordenanza tratados previamente, uno referido a la Biblioteca Popular Rivadavia (Bloque Justicialista) -en lugar de ser aprobado, terminó pasando a comisión a propuesta de la bancada de Cambiemos (11 votos a favor y 7 en contra) -, y otro enviado por el Departamento Ejecutivo sobre un convenio con la Ceamse –aprobado en forma ajustada por el doble voto del Presidente del HCD-.

En la antesala del desarrollo del Orden del día, y tras aprobarse por unanimidad un pedido de licencia del edil Juan Pablo Ripamonti (Frente Renovador), prestó juramento y asumió en su reemplazo Carlos Miguel Bilbao, el dirigente del Pro que es primer concejal suplente por ese sector para el período 2013-2017.

• Biblioteca Popular Rivadavia

El Proyecto de Ordenanza ingresado por el concejal Martín Sotullo Lanz (BJ) en el que solicitaba al Departamento Ejecutivo que la Municipalidad de Trenque Lauquen se integrara como socio protector a la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia y aportara, en forma mensual, el importe de un salario y medio de un empleado de la categoría uno del escalafón municipal, generó los primeros cruces en el recinto.

El Presidente del bloque Cambiemos, Alfredo Zambiasio, pidió que fuera devuelto a comisión porque el intendente municipal, Dr. Miguel Fernández, había reglamentado la ordenanza original de 2003 y ayer mismo por la mañana “materializó la entrega del primer monto de dinero”, por lo que, de aprobarlo, estarían sancionando una herramienta abstracta. También explicó que el jefe comunal, con anterioridad, les había ofrecido a las autoridades de la Biblioteca su municipalización, pero éstas desestimaron la propuesta “con argumentos entendibles”.

La edil Laura Angelini (UNA) disintió al señalar que la nueva norma “modifica la anterior”, y aclaró que “no tiene la misma obligatoriedad jurídica un Decreto (del Intendente Municipal) que un Proyecto de Ordenanza”, y aseveró que desde su bloque seguirían defendiendo la iniciativa de Sotullo Lanz.

“Si hay algo que no soy, es mentiroso”, arrancó diciendo Sotullo Lanz, y detalló los pasos que dio hasta decidir redactar el proyecto, sin ocultar su enorme disgusto por el desenlace, no por el resultado en sí, al cabo lo más importante, sino por el modo en que llegó.

“Es una decepción más de esta gestión municipal, una picardía, una chicana, me dolió mucho; si hasta el monto que se asignó es el que fijé en mi proyecto”, agregó Sotullo Lanz, para considerar que lo sucedido representa un retroceso “en una gestión en la que tenía muchas esperanzas”.

Después de aclarar que no podía aceptar lo expresado por Sotullo Lanz, y de intentar circunscribir lo sucedido a inconvenientes de comunicación, Zambiasio devolvió con dureza: “Aquellos que ven picardías en otros son los que están acostumbrados a hacerlas”.

El concejal Jorge Jordán (Unidos por Trenque Lauquen) intercedió pidiendo “bajar un poco los decibeles porque esto no le hace bien a ninguno”, para advertir que descree de las verdades absolutas e invitar a pensar que “hay una institución de por medio”, y que se había “iniciado un camino con algún defecto que sería bueno se corrija”.

La sanción del Proyecto de Ordenanza cosechó siete votos a favor (dos de UxTL, dos de UNA, dos del FpV y uno del BJ) y 11 en contra (ocho de Cambiemos y tres del FR). Por el pase a comisión se invirtió exactamente todo: 11 a favor (ocho de Cambiemos y tres del FR) y siete en contra (dos de UxTL, dos de UNA, dos del FpV y uno del BJ). Consecuencia: fue a comisión.

• Convenio con la Ceamse

El clima tenso no alcanzó a distenderse porque el punto siguiente era un Proyecto de Ordenanza del DE requiriendo la convalidación de un Convenio Marco de Cooperación con la Ceamse (Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado) por el tratamiento de residuos sólidos urbanos.

Los primeros cuestionamientos partieron del concejal Obdulio Sánchez (FR). “No tiene asidero”, sintetizó, y entre sus razones, además de apuntar al costo económico que ese convenio tiene para el distrito, reparó en el calificado currículum vitae presentado por la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable municipal, Ana Paula Motrel, para concluir en que, a su criterio, era innecesario el asesoramiento externo.

Para el edil Federico Crowder (Frente para la Victoria) el DE estaba enviando para su aprobación algo que había concretado antes de que el tema fuera tratado en el HCD -“(De la Ceamse) Ya vinieron dos veces”, afirmó-, mientras que su par Laura Angelini (UNA) optó por “pedirle al intendente que filtre algunos convenios porque todos son plata”. “Si hay funcionarios especializados se supone que están capacitados y si no, que se capaciten lo más gratuitamente posible”, sugirió, para recordar que durante la gestión del intendente Raúl Feito “cada uno (de los funcionarios) lo hacía por su cuenta”.

Zambiasio destacó la trayectoria de la Ceamse, con más de 40 años de experiencia, abogó para que (los trenquelauquenches) “no nos creamos autosuficientes”, contestando así a quienes resaltaron la condición de distrito pionero en el tratamiento de los residuos de Trenque Lauquen, y puso el convenio en números: “42.000 pesos más viáticos por traslados para que vengan especialistas no es un gasto significativo; no comparto lo que dicen”.

La votación salió nueve (ocho de Cambiemos más uno del FR, el de Carlos Bilbao) a nueve (dos de UxTL, dos del FpV, dos del FR, dos de UNA más uno de BJ), por lo que se resolvió la aprobación con el doble voto del Presidente del HCD, Claudio Figal.

• Rendición de Cuentas

La concejal Pierina Danda (Cambiemos) fue la que abrió el juego y adelantó el voto negativo de su bloque con fundamentaciones puntuales y precisas que, no obstante, gatillaron después otras opiniones de pares de diferentes bloques.

Danda, antes de entrar de lleno al tema, prefirió evocar que dos de las responsabilidades más grandes que tienen los concejales es aprobar el presupuesto anual y la rendición de cuentas del ejercicio anterior, y que cumplir la función de control de gestión puede conllevar sanciones en caso de una decisión equivocada. Apoyó su reflexión con un fallo de la Suprema Corte de Justicia bonaerense que en una parte dice: “Si los gastos no son legítimamente procedentes, los concejales deben desaprobarlo y no autorizar la compensación de partida, de lo contrario la responsabilidad se traslada al órgano fiscalizador según la Ley Orgánica de las Municipalidades”.

Luego de especificar que la responsabilidad de lo que estaban tratando era mayoritariamente del DE que salió el 10 de diciembre de 2015 -tras haber perdido las elecciones- y de renovar las críticas por el trato desconsiderado que sus autoridades le dispensaron al cuerpo legislativo, Danda detalló una serie de elementos por los que Cambiemos desaprobaría la Rendición de Cuentas.

Entre los más fuertes, figuran: proveedores de mano de obra pública que cobraron sus facturas sin existir en la documentación pertinente el detalle de lo certificado por lo que trabajó y por lo que cobraba; proveedores de mano de obra pública que eran familias enteras, hombres y mujeres; un proveedor que en 10 meses cobró 2.465.695 pesos y otro en 11 meses, 1.359.461 pesos, siendo responsables inscriptos y no teniendo personal a cargo; y el caso de un proveedor que siendo empleado municipal percibió más de 390.000 pesos por trabajos realizados. La concejal se preguntó entonces: “¿En concepto de qué?, ¿Cuándo? ¿En qué tiempo?”.

También señaló que hay gastos por casi 5.000.000 pesos en Cooperativas de Trabajo que el DE ejecutó sin firma de convenio alguno; que modificó los coeficientes de los empleados municipales por decreto, cuando corresponde hacerlo por ordenanza; que continuó con el manejo arbitrario de las partidas presupuestarias sin tener facultades para ello; y que dispuso por decreto el pago de antigüedad a los funcionarios políticos, a los que no son de carrera, una atribución que sólo le compete al Poder Legislativo.

Debido a su condición de contadora municipal de la gestión anterior, la hoy concejal Laura Angelini (UNA) adelantó que se abstendría de votar, pero realizó una defensa de lo actuado, después de aclarar que “la diferencia de partidas está contemplada por la ley y mientras esté por ley, puede hacerse”.

Con respecto a las cooperativas, dijo que no es imprescindible que exista un convenio con Nación y que el municipio había tomado la decisión de seguir trabajando con ellas para que nadie quedara en la calle. Y justificó la situación de los monotributistas en que históricamente las gestiones se habían manejado así: “Los albañiles no son prolijos”, comentó en alusión a las cuestiones administrativas.

Angelini hizo hincapié en que las obras por administración son mucho más baratas que por licitación –contestó de esa manera otro reclamo formulado por Danda- y puso como ejemplo el Plan Federal. “No recibíamos plata, no teníamos ayuda del HCD y con lo que había, se hicieron muchas obras. El ladrón piensa que son todos de su misma condición”, lamentó.

Sotullo Lanz felicitó a Danda por su intervención “concisa y contundente” y analizó que si el intendente estaba al tanto de todo eso, el lunes tendría que presentar una denuncia penal e “ir a fondo con el tema”, aunque rápidamente Zambiasio acotó que no se habían denunciado hechos delictivos. El Presidente del bloque Cambiemos explicó que la concejal Danda había relatado “hechos puntuales que no calificamos pero que llevan a tener una opinión negativa”.

Sebastián Solimano (UNA) siguió la línea de argumentación de Zambiasio, al sostener que se habían efectuado “consideraciones de tipo administrativo, desprolijidades administrativas”, diferenció que entre eso y un delito penal “hay un campo de distancia” e indujo a un mea culpa porque de los mecanismos de trabajo utilizados “somos todos responsables” ya que se mantienen a través del tiempo.

El concejal Federico Crowder reclamó “analizar a fondo si hubo errores o delitos” y anticipó el voto negativo de la bancada que comparte con Pablo Larrosa: “No podemos aprobar la rendición cuando hay situaciones judiciales pendiente de resolución”.

El Presidente del HCD, Claudio Figal, solicitó autorización a los concejales para abandonar su banca y hablar sobre el particular. “Quiero dejar en claro que no pretendo polemizar y que no vinimos a plantear cuestiones penales o denuncias”, empezó diciendo, y agregó: “Es para abogar por la transparencia, y el tema es que no sabemos, no estamos capacitados para aprobar en función de los documentos que vimos; no decimos que cobrar 290.000 pesos por mes esté mal, supongo que nadie puede decir que está bien o mal, pero sin información no podemos levantar la mano. El gobierno saliente hizo muchas obras, pero se discutía la transparencia”.

Y no dejó pasar el tema de las cooperativas: “Bienvenido que les dieran trabajo, pero el convenio con Nación no se firmó por caprichos del intendente saliente, que se enojó, cuando otros municipios firmaron y siguieron cobrando”, concluyó Figal.

Jorge Jordán dijo “haber perdido la cuenta de los pedidos de informe” que le hizo por Trenque Lauquen y por 30 de Agosto a la gestión del intendente Raúl Feito y de los que “nunca recibimos respuesta”. Reconoció que los concejales no pueden saber de todo y que a veces necesitan escuchar a otros que están más preparados en algunas cuestiones específicas, explicando que en el Tribunal de Cuentas hay especialistas en estos temas para saber qué está bien o mal.

“Tenemos que empezar a predicar con el ejemplo. Los votos dan la posibilidad de ser intendente, pero no la legitimidad de sus actos, eso se gana en el día a día, haciendo. Esperemos a partir de ahora tener más información”, se esperanzó Jordán.

Zambiasio pidió votación nominal, algo que suele realizarse siempre en el tratamiento de la rendición de cuentas. Dieciseis integrantes la desaprobaron (los ocho de Cambiemos, los tres del FR, los dos de FpV, los dos de Unidos por Trenque Lauquen y uno de Bloque Justicialista) sólo tuvo un voto a favor (Sebastián Solimano / UNA)) y una abstención Laura Angelini (UNA).

cabañas

Boletín de noticias

kine

gladiolo

botini ok

rb